Tag Archives: trueque

Banco Central de Venezuela realiza encuentro sobre los sistemas alternativos de intercambio solidario, trueque y monedas comunales

El Banco Central de Venezuela sirvió de facilitador de un encuentro sobre los sistemas alternativos de intercambio solidario, trueque y monedas comunales, para conocer las experiencias que se han venido desarrollando en el país al respecto.

Luego del seguimiento y la investigación que a nivel teórico y conceptual ha venido realizando el BCV sobre el uso de la moneda comunal en distintos países y en el caso particular de Venezuela, el emisor participó en una reunión con representantes del Ministerio del Poder Popular para la Economía Comunal, el Instituto Nacional para el Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria y representantes de los sistemas alternativos de intercambio solidario existentes en el país.

La mesa redonda se llevó cabo en el Centro Cultural Salvador de la Plaza y fue presidida por José Félix Rivas, Director del BCV, quien destacó que el instituto emisor tiene un rol en la promoción y fortalecimiento de este tipo de iniciativas que han surgido ante la nueva institucionalidad vigente en el país desde hace diez años y que forman parte de una nueva estrategia de desarrollo, y en el caso específico de la llamada economía solidaria, donde lo social y humano se imponen a lo mercantil. Además de las atribuciones que le confiere el marco legal en lo que respecta a la regulación de la moneda comunal dentro del ámbito de su competencia, el BCV puede contribuir a la investigación y defensa de estas experiencias, incluyendo la ampliación, sistematización y mejoramiento las estadísticas disponibles sobre el sector.

“El caso de la moneda comunal es una forma inédita como mecanismo de intercambio, en un modelo que está basado en principios de solidaridad y cooperación, donde predominan las necesidades de la gente por encima de las del mercado. No se impone la lógica del valor de cambio sino la del valor de uso”, dijo Rivas Alvarado. En este sentido, recordó que la experiencia se ha venido cumpliendo a nivel nacional desde hace varios años, donde el emisor apoyó en la conceptualización de la Ley sobre esta materia, que permite la complementación entre monedas locales y la moneda nacional y demuestra que es posible que puedan coexistir en una relación de sinergia, que permita apoyar un modelo de desarrollo donde los valores humanitarios se impongan sobre los comerciales.

Por su parte, Francis Rodríguez, coordinadora general de la Oficina de Organizaciones Socio productivas Comunitarias del Ministerio del Poder Popular para la Economía Comunal, explicó que esta idea se materializa en base al artículo 30 de la Ley para el Fomento y Desarrollo de la Economía Popular. “Nos corresponde hacer el seguimiento y control de las nuevas formas de organización socio productivas que establece la Ley y entre ellas los grupos de intercambio o de trueque. Hemos ayudado a facilitar, fortalecer y fomentar este tipo de organizaciones a través de talleres y dinámicas de grupo, para que trabajen en colectivo y mejoren y diversifiquen sus espacios de intercambio”.

Rodríguez hizo un llamado a las comunidades del país a organizarse en este tipo de iniciativas que surgen como una alternativa para cubrir las necesidades humanas de bienes, productos y saberes, vistas de una manera diferente para su satisfacción. Los interesados deben acudir a Inapymi que es el organismo de ejecución con que cuenta el Ministerio.

Verónica Cayvet, gerente general de financiamiento y preinversión de Instituto Nacional para el Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria, participante en la Mesa Redonda, recordó que esta experiencia existe en otros países del mundo y respetando las particularidades de cada una, al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Comandante Hugo Chávez Frías se le ocurrió invitar a la población a adentrarse en este tipo de experiencia.

“Inicialmente fue Inapymi quien asumió el primer abordaje a las comunidades para tratar de llevarles este conocimiento, iniciativa a la que se han sumado otras instituciones del Estado. Los prosumidores y prosumidoras, como se denominan a los productores y consumidores, van adaptando las características propias de cada comunidad a la iniciativa, con el respeto genuino a las ideas y aportes de cada localidad. De allí que cada día son más las localidades que se suman a esta iniciativa. El pueblo venezolano siempre ha sido solidario con un gran sentido progresista. De allí que este es un espacio idóneo y una experiencia interesante donde todos los venezolanos que deseen participar pueden poner de manifiesto sus cualidades. Se busca que los que ya existen se sigan consolidando y se sumen nuevos prosumidores y prosumidoras a esta iniciativa. Se busca que el éxito de esta política sirva para incorporar cada vez más espacios.”

La representante de Inapymi aplaudió la iniciativa del Banco Central por este intercambio de experiencias.

En la mesa redonda participaron además los representantes de las monedas comunales Turimiquire (subregión Anzoátegui, Monagas y Sucre), Socopó (Barinas), Zambo (Falcón), Tamunangue (Lara), Cimarrón (Miranda), Guaiquerí (Nueva Esparta), Paria (Sucre), Momio (Trujillo), Lionza (Yaracuy) y Relámpago (Zulia), quienes coincidieron en que la experiencia ha sido maravillosa, ha permitido integrar a las comunidades; participan con alegría los productores, productoras, artesanos y cultores y se da un sistema de intercambio de relaciones humanas, solidaridad y saberes, lo que les permite mantenerlos organizados y fortalecer sus proyectos, que enriquecen a todos los que participan en esta actividad y, en fin, es un medio para favorecer las necesidades de la población y no para acumular ganancias.

En el marco de este evento, el instituto emisor ofreció a los invitados una visita guiada por la exposición “Bolívar Fuerte: Arte e Industria”, que estará abierta al público hasta el 27 de febrero de 2009.

Fuente: Nota de Prensa del Banco Central de Venezuela, 16 de enero de 2009

Crean La Lionza para mercado del trueque

“El Universal” 21.06.2007

En
Urachiche, Yaracuy, se realizó el Mercado Comunitario del Trueque en el
que campesinos, cooperativas y pequeños comerciantes intercambiaron
bienes, servicios y productos autóctonos.

El presidente del
Instituto Nacional de Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria
(Inapymi), Américo Mata, destacó que no se busca sustituir el valor de
la moneda. “La idea es que participe el pueblo, que se dé un
intercambio humanista, socialista. No se trata de eliminar el dinero”.

En
este sistema, los participantes ofrecen bienes y servicios y como
contraprestación reciben una moneda simbólica e intercambiable por
otros productos.

Mata explicó que es una alternativa al capitalismo y que este método tiene factibilidad a pequeñas escalas.

“La
Lionza” es la moneda comunitaria, cuyo nombre fue elegido por voluntad
popular a través de una asamblea del grupo del trueque, y se utiliza
como facilitador de intercambio, pues no es acumulativa y tiene
vigencia por tiempo determinado. María Arismendi, una de las
organizadoras de la actividad, explicó que “La Lionza” no es una moneda
comercial, “sólo se puede intercambiar en el mercado del trueque”.

El
comunicado de prensa de Inapyme señala que esta es una propuesta de una
nueva economía no condicionada por el dinero, caracterizada por ser
justa, que fomenta la cooperación en vez de la competencia.

Realizado Primer Mercado Comunitario del Trueque

Realizado 1er Mercado Comunitario del Trueque
“No se pretende eliminar el dinero”

(Caracas,
20 de junio de 2007) La comunidad de Urachiche, estado Yaracuy, sirvió
de escenario al Primer Mercado Comunitario del Trueque en el que
campesinos, cooperativas y pequeños comerciantes intercambiaron bienes,
servicios, saberes y productos autóctonos de la zona. En la actividad,
el Presidente del Instituto Nacional de Desarrollo de la Pequeña y
Mediana Industria (INAPYMI), Américo Mata, destacó que no se busca
sustituir el valor de la moneda, “La idea es que participe el pueblo,
en sus barrios, en sus localidades, que se de un intercambio humanista,
socialista. No se trata de eliminar el dinero”.En este sistema, los participantes ofrecen bienes y servicios, y como
contraprestación reciben una moneda simbólica e intercambiable por
otros productos. Mata explicó que es una alternativa al capitalismo,
que este método tiene factibilidad a pequeñas escalas. La importancia
es que a través de estas experiencias “participa el poder del pueblo
porque es una vía para la satisfacción de necesidades básicas, se
genera la circulación permanente de productos en una economía
incluyente y más humana”, aseguró.

“La Lionza” es la moneda comunitaria, cuyo nombre fue elegido por
voluntad popular a través de una asamblea del grupo del trueque, y se
utiliza como facilitador de intercambio, pues no es acumulativa y tiene
vigencia por tiempo determinado. María Arismendi, una de las
organizadoras de la actividad, explicó que “La Lionza” no es una moneda
comercial, “La Lionza sólo se puede intercambiar en el mercado del
trueque”. Ésta es una propuesta de una nueva economía no condicionada
por el dinero, caracterizada por ser justa, que fomenta la cooperación
en vez de la competencia.

José Palencia, caficultor del Caserío de Los Begotes, en Urachiche,
manifestó que el acercamiento cultural que ofrece esta forma de
comerciar es muy positivo. “Comunidades y pueblos se pueden conectar,
permite encontrarlas y no alejarlas como hace la moneda. Acerca a la
familia, a los grupos”, recalcó. Asimismo, explicó uno de los
propósitos del trueque: “esto es para dejar el individualismo, el
capitalismo. Aquí una cosa que yo necesite producir la puedo obtener
por otra, esa es la fortaleza”.

Este intercambio de bienes se efectuó en medio de un ambiente festivo,
musical y muy propio de la localidad de Urachiche. Los lugareños
pudieron presentar las expresiones artísticas más arraigadas de su
entorno, y la cultura también se hizo presente con el canje de
artesanías y alimentos típicos del lugar.

(Prensa Inapymi/L.Z.-R.A)

Venezuela impulsa un nuevo modelo agrícola

inSurGente.org (23.04.2007)

El
nuevo concepto de producción agrícola comunal implica tierras,
maquinaria, mano de obra capacitada, créditos con bajos intereses y
pueblo organizado.A bordo de uno de los cuatro mil tractores de
tecnología iraní ensamblados en Venezuela, el jefe de Estado anunció
que ayer mismo comenzó la siembra del maíz en toda la nación. Chávez
insistió a los cooperativistas que tanto tierras como aperos de
labranza son de propiedad colectivaEn diálogo con los
productores agrícolas el mandatario insistió en la posibilidad de
desarrollar el trueque de productos de la tierra y la pesca entre
comunidades cercanas. “No todo puede ser dinero, recuerden que Judas
vendió a Cristo por 30 monedas”, les comentó.

Vamos
a batir récords en la cosecha de maíz, indicó desde el fundo Bella
Vista, cuyas tierras permanecían abandonadas un año tras.

Chávez insistió a los cooperativistas que tanto tierras como aperos de labranza son de propiedad colectiva.

Conoció
en el lugar de la construcción de una planta procesadora y
empaquetadora de maíz, como parte del programa industrial que con la
cooperación de Irán avanza en el país.

Dijo que en algunas zonas de Brasil y México (Chiapas) funciona un sistema de moneda local.
En
Venezuela estamos esperando por la ley para implantar uno similar, esa
moneda tendrá valor en un ámbito territorial determinado y por un
tiempo específico
, precisó el presidente.
Son ideas para evitar seguir dependiendo del capitalismo, tal como ha sucedido aquí a lo largo de 500 años, comentó.

En
el propio sitio Chávez conoció de la experiencia de un laboratorio
artesanal para el control biológico de las plagas, como medio de
sostener una práctica agrícola ecológica.

El ministro de
Agricultura y Tierras, Elías Jaua, informó al jefe de Estado que
trabajan en la creación de una red nacional con este tipo de
instalaciones.

Esto es el futuro, puntualizó el presidente de
Venezuela al conocer el pueblo comunal que se erige en ese fundo, donde
visitó una guardería del programa Simoncito (por Simón Bolívar)

Al propio tiempo dio orientaciones sobre mejoras ecológicas en el tratamiento a los árboles y el fomento de sistemas de riego.

Llama Chávez a reforzar la propiedad social sobre la tierra

El
presidente venezolano, Hugo Chávez, llamó ayer a reforzar la propiedad
social sobre la tierra para beneficio colectivo, durante la apertura
del pueblo comunal de Bella Vista en el estado Yaracuy.
En diálogo con campesinos del municipio Urachiche, durante el programa Aló Presidente,
Chávez dijo que es necesario incrementar la producción agrícola y
ganadera, a partir de las cooperativas creadas en grandes extensiones
de tierras recuperadas del abandono.
En el Fundo Zamorano
(cooperativa) de Bella Vista, el mandatario insistió además en el apoyo
a los campesinos con maquinarias e insumos energéticos, así como el
asesoramiento y la capacitación tanto para operar los equipos, como
para el mejor uso de la tierra.
Chávez destacó que las familias
afiliadas al Fundo reciben una casa en el poblado comunal construido,
aledaño a sus tierras, la cual al término de cinco años puede ser
comprada a precio subsidiado por el Estado.
Dicha localidad fue
dotada de servicios básicos para sus pobladores, como centro educativo,
módulo del médico de Barrio Adentro e instalaciones deportivas y
recreativas.
Insistió Chávez que el desarrollo de pueblos
comunales constituye un concepto integral para la explotación de las
tierras, que incluye la capacitación permanente de sus hombres y
mujeres, aplicación de tecnologías avanzadas y otorgamiento de créditos
con facilidades.
Alertó el presidente venezolano sobre la
necesaria explotación racional de esas tierras e intensificar la
siembra de árboles, que posibiliten un equilibrio ecológico, ahora más
cuando es preciso revertir el drástico cambio climático que sufre el
planeta.
Los campesinos de Bella Vista producen ya hortalizas,
frutas, maíz y frijol negro, entre otros rubros agrícolas, los cuales
se destinan a la red Mercal (mercados populares).
El ministro de
Agricultura y Tierras, Elías Jaua, señaló que la producción de maíz del
Fundo será procesada en el complejo agroindustrial de Urachiche para la
producción de harina precocida.
Con la presencia de Jaua, el
pasado 14 de abril comenzó en este Fundo la campaña nacional de siembra
de maíz, que prevé la producción de 2,5 millones de toneladas del
grano, un 15 por ciento mayor que la alcanzada en el año precedente.
El
presidente del Instituto Nacional de Tierras (INTI), Juan Carlos Loyo,
adelantó la creación de otros 12 pueblos comunales antes de que
finalice el año, que se sumarán a los ya existentes en los estados de
Yaracuy, Cojedes, Aragua, Apure y Barinas.

Chávez anuncia creación de monedas locales para trueque

El Universal (30/03/2007)

El presidente Hugo Chávez, anunció la creación de un “sistema monetario comunitario”, que utilizaría para facilitar el intercambio de productos entre las comunidades pobres organizadas.

Chávez pidió al ministro de Economía Popular, Pedro Morejón, “definir una fecha” para el establecimiento de ese “sistema de comercio alternativo”, reportó Efe.

También señaló que la norma legal que sustente dicho sistema alternativo podría ser aprobada por un decreto presidencial en el marco de los poderes especiales que ostenta, desde el pasado febrero y hasta mediados de 2008, por decisión de la Asamblea Nacional.

El sistema alternativo comercial “es para abrirles a los pobres la posibilidad de adquirir productos mediante el intercambio, con una moneda intermediaria que pueda circular, por ejemplo, en un ámbito territorial determinado o que tenga validez por un tiempo determinado”, dijo en su programa Aló Presidente, durante el cual inauguró un centro educativo de la Misión Vuelvan Caras, en el estado Bolívar.

Chávez resaltó que “en el norte de Brasil, y en algunas localidades de México, funciona un sistema basado en la moneda comunitaria”.

Sistema de Intercambio Solidario

El Gobierno Bolivariano de Venezuela, tomando experiencias de Argentina y Colombia, está impulsando en las diferentes comunidades del país el Sistema de Intercambio Solidario, que busca destinar un pequeño porcentaje de la producción al mercado organizado por la localidad, originando así una economía socialmente justa y no condicionada por el dinero, aunque no niegue la existencia de la moneda y sí potencia los valores locales.

En, el Ministerio para la Economía Popular (MINEP), a través del Instituto Nacional de Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria -Inapymi- , con la colaboración de representantes de la Red Global del Trueque (Argentina-Colombia), dieron inicio al Plan Piloto del Sistema de Intercambio Solidario, en los estados Carabobo, Nueva Esparta y Aragua y en el Distrito Capital. Boletín No Nos Llamamos Plata nº 41 – Diciembre 2006.

Fuente: Revista digital Autosuficiencia [marzo, 2007]

Trueque y moneda social

Enero 2007.  El Proyecto de Ley de Presupuesto contempla que el Ministerio para la Economía Popular, destine millones de bolívares a los núcleos de desarrollo endógeno, programa bandera del gobierno para lograr el crecimiento del aparato productivo.

El sistema de trueque o intercambios de productos, bienes y servicios, se realizaría en ferias y mercados populares para su promoción y fortalecimiento. Este proyecto que incluye la utilización de la denominada moneda social o cooperativa, es uno de los prioritarios del MINEP.

Se crearon cinco circuitos de intercambio solidario en función de una
nueva lógica económica (moneda solidaria), que contribuya a una mejor calidad de vida de las comunidades locales seleccionadas.

El MINEP, asegura que este proyecto de moneda cooperativa “vamos a quitarle al dinero dos funciones básicas que tiene en el capitalismo, su acumulación y su valor”. Esto se justifica, según el MINEP, pues “el dinero ha adquirido, sobre todo en las ultimas etapas del capitalismo, valor propio convirtiéndose en una mercancía y no en un mecanismo de intercambio”.

Trueque bolivariano no sustituirá moneda nacional

Agencia Bolivariana de Noticias  (27/11/2006)

Caracas, 27 Nov. (ABN).- El Proyecto Bolivariano de Trueque no busca sustituir la circulación de la moneda nacional, sino contribuir, desde una perspectiva microeconómica, a la creación de una nueva economía solidaria, basada en el intercambio de productos y servicios dirigidos a satisfacer las necesidades de una localidad.

Así lo aseguró el asesor internacional del referido proyecto ante el Instituto Nacional de Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria
(Inapymi), Rubén Ravera, quien aseguró que con la implementación de esta forma de intercambio comunitario no se trata volver al pasado, sino por el contrario es una superación de la economía.

Ravera destacó que en América Latina, en la década de los 90, específicamente en Argentina y Colombia, la gente comenzó a generar al interior del mercado formal del dinero los llamados «Merkados Comunitarios», que funcionaban en distintos espacios, grupos y comunidades que comenzaron a practicar el trueque multirrecíproco.

Por su parte, Daniel Jaramillo otro de los asesores internacionales, explicó que existen diversas maneras de organizar un «Merkado Comunitario de Trueque», donde se crea un Bono de Trueque, de carácter local, no intercambiable por dinero, que sirve para valorar al interior del grupo de productos, servicios y saberes a intercambiar.

Afirmó que el uso de estos bonos permite que el intercambio se convierta en un sistema económico estable y organizado y no en algo
ocasional entre amigos y conocidos.

La práctica de este sistema económico local está basado en la solidaridad, la reciprocidad y la cooperación.

A estos «merkados» cada persona lleva sus productos y anuncia los
servicios que quiere ofrecer, con esto consigue Bonos de Trueque y
adquiere con ellos otros productos que los demás integrantes del grupo ofrecen.

El intercambio es similar a un mercado normal, pero sin hacer uso del dinero, sino únicamente de los bonos.

Todos los merkados comunitarios de trueque están organizados y gestionados por colectivos o grupos de personas que practican el trueque multirrecíproco.

Jaramillo expresó que en estos grupos no puede ser admitida ninguna separación entre productor y consumidor, por lo cual cada participante es considerado como ‘prosumidor’ (productor y consumidor a la vez).

Los prosumidores que integran un grupo de trueque llevan al merkado comunitario sus productos, sus servicios y, como contraprestación, toman los productos que otros prosumidores le ofrecen para cubrir algunas de sus necesidades básicas, a fin de constituir una comunidad que intercambia en la misma medida y sin acumular.

En una zona empobrecida, con escaso dinero de circulación, aunque
haya habilidades, talentos y riquezas naturales, así como a la vez
personas con necesidades que podrían ser resueltas, los intercambios se reducen enormemente por la falta de dinero circulante.

Los merkados comunitarios de trueque permiten que mientras existan recursos humanos y materiales dentro de una comunidad -que siempre los hay- cualquier intercambio económico pueda ser realizado a través del uso de los bonos.

Asimismo, Rubén Ravera enfatizó que las personas que participan del trueque lo hacen compartiendo su actividad formal.

«Quien ha dicho que el trueque impide el ahorro, es inexacto. El trueque fortalece el ahorro, porque quien puede satisfacer necesidades localmente, tiene capacidad para ahorrar y dedicar ese dinero a otros productos y servicios que no puede acceder en el mercado de trueque», aseguró.

El asesor internacional Juan Esteban López destacó que el trueque bolivariano tendrá un impacto en las economías de las distintas localidades venezolanas donde se implemente, ya que generará una riqueza que en el sistema formal se escapa, porque «el dinero no lo controlan las comunidades y los bonos de trueque sí».

López informó que en el país existen, hasta la fecha, unas experiencias de trueque de grupos que se han capacitado a través de
Inapymi y están empezando a montar sus «merkados» en varias localidades de Caracas, así como en los estados Carabobo, Aragua, Nueva Esparta y Portuguesa.

Inapymi iniciò plan piloto de intercambio solidario

ABN 24/11/2006 Caracas, 24 Nov. ABN.- El Ministerio para la Economía Popular (Minep), a través del Instituto Nacional de Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria (Inapymi), y  representantes de la Red Global del Trueque (Argentina-Colombia), iniciaron un Plan Piloto del Sistema de Intercambio Solidario en los estados Carabobo, Nueva Esparta y Aragua y en el Distrito Capital.

Así lo indicó un boletín de prensa emitido por Inapymi, el cual precisó que el Gobierno bolivariano, tomando experiencias de países hermanos como Argentina y Colombia, ha venido impulsando en algunas comunidades del país el Sistema de Intercambio Solidario.
El sistema busca destinar un pequeño porcentaje de la producción al mercado organizado por la localidad, originando una economía socialmente justa y no condicionada por el dinero, aunque no niegue la existencia de la moneda y potencie los valores locales.
Este modelo económico permitirá crear un nuevo mercado basado en valores que alienten la satisfacción de necesidades y no el consumismo estéril.
Esta alternativa es un sistema de intercambio sencillo e imaginativo que, practicado cara a cara, desalienta maniobras especulativas haciendo improbable la aparición del mercado negro, desabastecimiento o sobreprecio, al no permitir la acumulación y estimular la multireciprocidad en la negociación de los productos, servicios y saberes.
Durante la realización de los talleres de capacitación y formación se le expuso a los integrantes de cada una de las comunidades las ventajas del sistema, que no busca suplantar al dinero, sino dar una multireciprocidad económica de los productos, servicios y saberes en las comunidades más vulnerables.
En este intercambio solidario se estableció la utilización de bonos, los cuales no son más que unos facilitadores locales que harán de esto un sistema multirecíproco muy diferente del intercambio directo de un producto por otro, como se entiende al trueque tradicional.
Al respecto, los habitantes de cada una de las cuatro entidades nombradas manifestaron satisfacción por la difusión y práctica del Sistema de Intercambio Solidario, por considerarlo un modelo alternativo, que insta a la organización y fomenta el trabajo mancomunado.
«La actividad me parece muy interesante, pues con esto también estamos conociendo las capacidades de otras personas de la comunidad. Yo creo que este sistema puede tener mucho éxito aquí en Valle Alegre, en La Vega, porque todos tenemos algo que ofrecer», manifestó Carmen López, habitante de este sector de la ciudad capital.
Por su parte, Guadalupe Pérez, otra de las habitantes, agradece al Inapymi por «preocuparse al traernos hasta aquí la información del trueque. Yo pienso que sí puede funcionar este sistema. Todo está en que cada quien ponga de su parte para entender en qué consiste y así la práctica sea exitosa.»
Muestra del éxito de la aplicación del Sistema de Intercambio Solidario radica en su puesta en marcha en países de América Latina y Europa.
Recientemente en Alemania se dio un congreso mundial de monedasalternativas, y en varias ciudades de Estados Unidos, lo que demuestra que un modelo alternativo, justo y solidario de intercambio no sólo es posible sino necesario para satisfacer necesidades de particulares, cooperativas y empresas, recalcó la comunicación.
Por su parte, Pablo Mayayo, especialista en el área, sostiene que el «intercambio solidario no busca eliminar el dinero, sino que pretende brindar una alternativa para generar nuevos espacios de negociación social, con aportes de equidad y justicia, que se condiciona por los valores y las necesidades comunitarias y no por la moneda que ha perdido, gracias al capitalismo, su función social de facilitador».

El padre del socialismo del siglo XXI negó que el trueque sea la base

(“El Universal” 03.01.2007)

El hecho de que “dos tercios” de los electores venezolanos ratificaran a Hugo Chávez en la Presidencia de la República, así como que “las Fuerzas Armadas ahora son confiables”, son algunos elementos que llevan a Hans Dieterich Steffan a afirmar que “ahora sí” hay las condiciones para desarrollar en Venezuela el socialismo del siglo XXI, que definió como un sistema en el que “las mayorías tengan el mayor grado de decisión históricamente posible en las instituciones económicas, políticas, culturales y militares, que rigen su vida”.

En entrevista publicada en la página Rebelión.org, el sociólogo alemán -quien reivindica ser el inventor en 1996 del concepto que enarbola el presidente Chávez- cree que generar el “circuito paralelo de la economía de valor sería relativamente fácil” y negó que el sustento del mencionado sistema político sea el trueque.

“Esto es tan erróneo como la afirmación de que nadie sabe cómo construir el socialismo del siglo XXI. El problema de la injusticia económica no reside en el dinero. No tiene que ver con que una economía sea monetarizada o si funciona con el intercambio en especie (…) Injusticia existe cuando se intercambia un producto A por un producto B, y sus valores no son iguales”.

Precisó Dieterich que Hugo Chávez debe dar dos pasos para poner en vigencia ese concepto en Venezuela: reemplazar gradualmente el principio regulador de la economía de mercado (el precio) por el principio regulador de la economía socialista (el valor) para lo que sería necesario desarrollar un software para el cálculo. Asimismo propone avanzar en la participación económica de ciudadanos y trabajadores en tres niveles: en lo macroeconómico, en lo mesoeconómico y en lo microeconómico.

De allí que el sociólogo califica como el “paso trascendental” establecer “una contabilidad socialista al lado de la contabilidad capitalista” en las entidades estatales y sociales para “ganarle terreno” al capitalismo “hasta desplazarlo en el futuro”. “En todo esto juegan un papel importante el Estado y las mayorías, pero ambas están hoy día con el proyecto del Presidente”.